lunes, 31 de marzo de 2008

Canto I de la Divina Comedia de Dante por William Blake





Y vi, casi al principio de la cuesta

una onza ligera y muy veloz,

que de una piel con pintas se cubría;


y de delante no se me apartaba,

mas de tal modo me cortaba el paso,

que muchas veces quise dar la vuelta


Entonces comenzaba un nuevo día,

y el sol se alzaba al par que las estrellas

que junto a él el gran amor divino


sus bellezas movió por vez primera;

así es que no auguraba nada malo

de aquella fiera de la piel manchada


la hora del día y la dulce estación;

mas no tal que terror no produjese

la imagen de un león que luego vi.


Me pareció que contra mí venía,

con la cabeza erguida y hambre fiera,

y hasta temerle parecía el aire.


Y una loba que todo el apetito
parecía cargar en su flaqueza,
que ha hecho vivir a muchos en desgracia

Tantos pesares ésta me produjo,
con el pavor que verla me causaba
que perdí la esperanza de la cumbre.

Y como aquel que alegre se hace rico

y llega luego un tiempo en que se arruina,

y en todo pensamiento sufre y llora:


tal la bestia me hacía sin dar tregua,

pues, viniendo hacia mí muy lentamente,

me empujaba hacia allí donde el sol calla.

The Switch Zoo Animal Orchestra performs Satie

Canto I de la Divina Comedia de Dante por Botticelli (1)


Y vi, casi al principio de la cuesta

una onza ligera y muy veloz,

que de una piel con pintas se cubría;


y de delante no se me apartaba,

mas de tal modo me cortaba el paso,

que muchas veces quise dar la vuelta


Entonces comenzaba un nuevo día,

y el sol se alzaba al par que las estrellas

que junto a él el gran amor divino


sus bellezas movió por vez primera;

así es que no auguraba nada malo

de aquella fiera de la piel manchada


la hora del día y la dulce estación;

mas no tal que terror no produjese

la imagen de un león que luego vi.


Me pareció que contra mí venía,

con la cabeza erguida y hambre fiera,

y hasta temerle parecía el aire.


Y una loba que todo el apetito
parecía cargar en su flaqueza,
que ha hecho vivir a muchos en desgracia

Tantos pesares ésta me produjo,
con el pavor que verla me causaba
que perdí la esperanza de la cumbre.

Y como aquel que alegre se hace rico

y llega luego un tiempo en que se arruina,

y en todo pensamiento sufre y llora:


tal la bestia me hacía sin dar tregua,

pues, viniendo hacia mí muy lentamente,

me empujaba hacia allí donde el sol calla.

dibujos de Botticelli

s juan bautista 1485. Dibujo. 36 x 15,1 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia.




angel 1485-1490. Tiza. 26,6 x 16,5 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia.




adoracion Pluma, sombreado en marrón, toques en blanco y en rosa. 25,8 x 16,1 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia.




abundancia 1480. Tinta marrón con toques en blanco, sobre clarión negro sobre papel rosa. 31,7 x 25,3 cm. Galería de los Uffizi. Florencia. Italia

Cocteau

¿Como se llama este instrumento?


¿Rectangulo?

Angeles músicos

del mural anterior.

Fillipino Lippi

Anunciación y Asunción. 1489-91. Fresco. S. Maria sopra Minerva, Roma, Italia

Erik Satie por Erik Satie

Erik Satie por Jean Cocteau

Canto I de la Divina Comedia de Dante por Dore

INFIERNO

CANTO I



A mitad del camino de la vida,
en una selva oscura me encontraba 2 (1)
porque mi ruta había extraviado. 3





¡Cuán dura cosa es decir cuál era

esta salvaje selva, áspera y fuerte

que me vuelve el temor al pensamiento! 6



Es tan amarga casi cual la muerte;

mas por tratar del bien que allí encontré,

de otras cosas diré que me ocurrieron. 9



Yo no sé repetir cómo entré en ella

pues tan dormido me hallaba en el punto

que abandoné la senda verdadera. 12



Mas cuando hube llegado al pie de un monte, 13 (2)

allí donde aquel valle terminaba

que el corazón habíame aterrado, 15




hacia lo alto miré, y vi que su cima

ya vestían los rayos del planeta

que lleva recto por cualquier camino. 18 (3)



Entonces se calmó aquel miedo un poco,

que en el lago del alma había entrado

la noche que pasé con tanta angustia. 21




Y como quien con aliento anhelante,

ya salido del piélago a la orilla,

se vuelve y mira al agua peligrosa, 24




tal mi ánimo, huyendo todavía,

se volvió por mirar de nuevo el sitio

que a los que viven traspasar no deja. 27



Repuesto un poco el cuerpo fatigado,

seguí el camino por la yerma loma,

siempre afirmando el pie de más abajo. 30



Y vi, casi al principio de la cuesta,

una onza ligera y muy veloz, 32 (4)

que de una piel con pintas se cubría; 33




y de delante no se me apartaba,

mas de tal modo me cortaba el paso,

que muchas veces quise dar la vuelta. 36




Entonces comenzaba un nuevo día,

y el sol se alzaba al par que las estrellas

que junto a él el gran amor divino 39



sus bellezas movió por vez primera; 40 (5)

así es que no auguraba nada malo

de aquella fiera de la piel manchada 42



la hora del día y la dulce estación;

mas no tal que terror no produjese

la imagen de un león que luego vi. 45 (6)





Me pareció que contra mí venía,

con la cabeza erguida y hambre fiera,

y hasta temerle parecia el aire. 48




Y una loba que todo el apetito 49 (7)

parecía cargar en su flaqueza,

que ha hecho vivir a muchos en desgracia. 51




Tantos pesares ésta me produjo,

con el pavor que verla me causaba

que perdí la esperanza de la cumbre. 54



Y como aquel que alegre se hace rico

y llega luego un tiempo en que se arruina,

y en todo pensamiento sufre y llora: 57



tal la bestia me hacía sin dar tregua,

pues, viniendo hacia mí muy lentamente,

me empujaba hacia allí donde el sol calla. 60



Mientras que yo bajaba por la cuesta,

se me mostró delante de los ojos

alguien que, en su silencio, creí mudo. 63





Cuando vi a aquel en ese gran desierto

«Apiádate de mi ‑yo le grité‑,

seas quien seas, sombra a hombre vivo.» 66





Me dijo: «Hombre no soy, mas hombre fui,

y a mis padres dio cuna Lombardía

pues Mantua fue la patria de los dos. 69


Nací sub julio César, aunque tarde, 70 (8)

y viví en Roma bajo el buen Augusto:

tiempos de falsos dioses mentirosos. 72


Poeta fui, y canté de aquel justo 73 (9)

hijo de Anquises que vino de Troya,

cuando Ilión la soberbia fue abrasada. 75


¿Por qué retornas a tan grande pena,

y no subes al monte deleitoso

que es principio y razón de toda dicha?» 78



« ¿Eres Virgilio, pues, y aquella fuente

de quien mana tal río de elocuencia?

‑respondí yo con frente avergonzada‑. 81



Oh luz y honor de todos los poetas,

válgame el gran amor y el gran trabajo

que me han hecho estudiar tu gran volumen. 84



Eres tú mi modelo y mi maestro;

el único eres tú de quien tomé

el bello estilo que me ha dado honra. 87 (10)



Mira la bestia por la cual me he vuelto:

sabio famoso, de ella ponme a salvo,

pues hace que me tiemblen pulso y venas.» 90



«Es menester que sigas otra ruta

‑me repuso después que vio mi llanto‑,

si quieres irte del lugar salvaje; 93



pues esta bestia, que gritar te hace,

no deja a nadie andar por su camino,

mas tanto se lo impide que los mata; 96



y es su instinto tan cruel y tan malvado,

que nunca sacia su ansia codiciosa

y después de comer más hambre aún tiene. 99



Con muchos animales se amanceba,

y serán muchos más hasta que venga 101 (11)

el Lebrel que la hará morir con duelo. 102



Éste no comerá tierra ni peltre,

sino virtud, amor, sabiduría,

y su cuna estará entre Fieltro y Fieltro. 105



Ha de salvar a aquella humilde Italia

por quien murió Camila, la doncella,

Turno, Euríalo y Niso con heridas. 108 (12)



Éste la arrojará de pueblo en pueblo,

hasta que dé con ella en el abismo,

del que la hizo salir el Envidioso. 111 (13)


Por lo que, por tu bien, pienso y decido

que vengas tras de mí, y seré tu guía,

y he de llevarte por lugar eterno, 114





donde oirás el aullar desesperado,

verás, dolientes, las antiguas sombras,

gritando todas la segunda muerte; 117



y podrás ver a aquellas que contenta

el fuego, pues confían en llegar

a bienaventuras cualquier día; 120



y si ascender deseas junto a éstas,

más digna que la mía allí hay un alma:

te dejaré con ella cuando marche; 123 (14)


que aquel Emperador que arriba reina,

puesto que yo a sus leyes fui rebelde,

no quiere que por mí a su reino subas. 126



En toda parte impera y allí rige;

allí está su ciudad y su alto trono.

iCuán feliz es quien él allí destina!» 129





Yo contesté: «Poeta, te requiero

por aquel Dios que tú no conociste,

para huir de éste o de otro mal más grande, 132



que me lleves allí donde me has dicho,

y pueda ver la puerta de San Pedro

y aquellos infelices de que me hablas.» 135

Entonces se echó a andar, y yo tras él.


(1) La selva oscura es la vida viciosa, el pecado; pero también la confusión de su pensamiento; e incluso la turbulencia política. No debemos tal vez excluir, como en otras discutidas alegorías dantescas, la pluralidad de significados.

De hecho, superación moral, superación del error doctrinal y evocación de la actualidad política son tres constantes de este viaje de ultratumba.

(2)El monte alegoriza la vida virtuosa que tanto esfuerzo requiere para ser alcanzada por el poeta. Notar la antítesis «oscuridad»/«luz» con que se acentúa el contraste «vicio»/«virtud», «error»/«verdad» aquí alegorizado.

(3)El sol.

(4)La onza, o leopardo, es una alegoría de la lujuria.

(5) Se creía que el mundo había sido creado en primavera, al igual que en primavera tuvo lugar su redención con la muerte de Cristo.

(6)El león representa la soberbia.

(7)La loba alegoriza la codicia en la mayor amplitud de su significado.

(8)Virgilio nació en el 70 a.C. y murió en el 19 a.C. Nació, por tanto, en tiempos de Julio César (100‑44 a.C.), pero no fue del todo contemporáneo.

(9)Virgilio fue conocido en la Edad Media sobre todo como autor de la Eneida, poema en que a través de la historia de Eneas se glorificaba a la ciudad de Roma y al emperador Augusto. Como sabemos, Eneas fue un principe troyano que huyó de la ciudad destruida llevando a sus dioses tutelares y tras de un largo viaje por el Mediterráneo (en cuyo relato Virgilio imita la Odisea), llegó a la peninsula Itálica, donde tras largas guerras con los habitantes de la misma, descritos según el modelo de la Ilíada, desposó con Lavinia (Infierno, III), dando así origen a la estirpe fundadora de Roma. La Eneida es una exaltación de la idea imperial, que con tanta fuerza abrazó el Dante de sus años últimos.

(10)El lector que lea estas notas se podrá dar cuenta de cuánta verdad encierran las palabras humildes de Dante.

(11)Muchas son las teorías acerca de la identificación de este Lebrel que conseguirá expulsar a la loba, pero se tiende a pensar que Dante se refiera, en sentido genérico, a la restauración del poder civil representada por la figura del emperador, que vendría a acabar con las discordias que asolaban Italia y con la corrupción de la misma Iglesia.

Se ha pensado también en Cangrande Della Scala, Señor de Verona, amigo y protector de Dante; e incluso en un futuro papa que restaurara la pureza evangélica y que tuviese una humilde procedencia. «Entre Feltro y Feltro», en el v. 105, se interpretaría como «nacido entre paños humildes», en vez de darle una interpretación geográfica. Feltre, en el Friuli y Montefeltro, en la Romana, lo que significaría que el Lebrel procedería de la Italia septentrional.

(12)Son todos personajes de la segunda parte de la Eneida: Camila fue una doncella guerrera muerta en combate contra los troyanos; Niso y Euríalo, ami­gos proverbiales, murieron juntos combatiendo contra los volscos; Turno, rey de los rútulos, principales rivales de los troyanos, fue muerto por el propio Eneas, dando así fin a la epopeya.

(13)La codicia ha sido directamente enviada por Lucifer, el Envidioso por antonomasía.

(14)Virgilio será el guía de Dante en el Infiemo y el Purgatorio, pero en el cielo necesitará la guía más digna de lo misma Beatriz.

sábado, 29 de marzo de 2008

la Divina Comedia de Dante

La versión que aparecerá publicada es de librodot.com. Ire publicando canto por canto. Junto con el canto entero intercalare las ilustraciones que voy encontrando de Gustave Doré, y luego en otras entradas, repitiendose o no algunos versos, las ilustraciones de William Blake, Botticelli, grabados anonimos, etc.

Masaccio

masaccio la consagracion 1422. Dibujo. 25,9 x 30 cm.

dibujos de Baldung

San Juan Bautista



mujer




Phyllis y Aristoteles



Cabeza de hombre





Departing for the Sabbath goauche




Cristo muerto

viernes, 21 de marzo de 2008

Lautrec por Vincet Minnelli (fragm. deun Americano en París)

Van Gogh por Kurosawa(fragmento de la pelicula Sueños )

Fillippino Lippi

autorretrato

Dice el Espasa: Lippi, Filippino Pintor




florentino ( Prato, 1457 - Florencia, 1504). Hijo de fra Fillippo Lippi, fue discipulo de Botticelli, cuya
técnica influyó en sus obras de juventud como la Visión de san Bernardo (1480). En 1448 (¿¡ 9 años antes de nacer?!) completó los frescos de la capilla Brancacci del Carmen de Florencia, iniciada por Masaccio y Masolino, con escenas de la vida de san Pedro. Otras obras suyas son el Triunfo de Santo Tomas (1489-90), Adoración de los Magos (1496) y Los desposorios místicos de Santa Catalina (1501).

miércoles, 12 de marzo de 2008

dibujos de Filippino Lippi

varias figuras 1493-1495. Metalpoint heightened with white on ochre-prepared paper with borders by Vasari in brown ink. 22 x 32,9 cm.



mujer 1488. Metalpoint heightened with white on gray-prepared paper. 19,4 x 80 cm.
The National Gallery of Art. Washington. USA.





joven 1480-1485. Metalpoint heightened with white gouache on mauve-prepared paper. 28,7 x 20,1 cm.
The National Gallery of Art. Washington. USA.




hombre 1500. Metalpoint heightened with white on gray-prepared paper. 19,6 x 10,7 cm.
The National Gallery of Art. Washington. USA.




figuras 1488-1493. Metalpoint heightened with white on light green-prepared paper. 19 x 10,2 m.
The National Gallery of Art. Washington. USA.




dos figuras 1475. Lápiz metálico sobre papel imprimado, con toques de blanco. 16,5 x 10 cm.
Museo de Bellas Artes de Lille. Lille. Francia.




dos angeles 1501. Pen and brown ink and brown wash on laid paper, pricked for transfer. maximum measurement. 17,5 x 12,6 cm.




desnudo 1496. Metalpoint heightened with white on gray-prepared paper. 19,5 x 10,4 m.
The National Gallery of Art. Washington. USA.




angel 1493-1497. Pen and brown ink on laid paper. 20,3 x 12,8 cm.
The National Gallery of Art. Washington. USA.